¡Empieza a respirar!

La importancia de la respiración

Hay vida mientras haya respiración (prana). Si la respiración (prana) cesa, el cuerpo muere. Por consiguiente, hay que practicar pranayama. (Hatha Yoga Pradipika II.3.http://fcioga.org/Portals/0/Practicant/Bibilioteca/Anon-Hatha_Yoga_Pradipika_Luz_Sobre_El_Hatha_Yoga.pdf

La respiración nos mantiene vivos.

Todos respiramos. Pero ¿somos conscientes de estar respirando? 

Generalmente no nos damos cuenta de nuestra respiración salvo cuando nos falta aire por alguna razón, quizás realizando un ejercicio excesivo o durante una enfermedad. Sin embargo, la respiración es lo que nos mantiene vivos. Si no respiramos, ningún órgano de nuestro cuerpo puede funcionar bien. 

La respiración suele ser automática, pero si le prestamos un poco de atención podemos controlarla y aprender a ampliar la capacidad de los pulmones y así mejorar nuestra salud física y mental. El Yoga te ofrece muchos ejercicios de respiración, que se llaman pranayama, que cuidan de tu salud y te ayudan a mantenerte serena y tranquila ante cualquier imprevisto.

Ejercicio 1

Siéntate cómodamente – en una silla o en el suelo en cualquiera de las posturas sentadas de yoga – y observa tu respiración. Observa el aire que entra por las fosas nasales; observa la velocidad de tu respiración; intenta alargar un poco la exhalación y profundizar la inhalación e intenta no mover los hombros. Toma cinco respiraciones así y descansa. Repite este ejercicio tres veces.

¿Cuántas veces respiras por minuto?

Lo normal es respirar de 15 a 18 veces por minuto. Las tortugas marinas respiran tres veces al minuto y viven . . . hay quien dice hasta 300 años o más. ¿Cuántos años vivimos las personas?

https://www.ngenespanol.com/el-mundo/muere-alagba-tortuga-gigante-longeva-africa/

Según las enseñanzas del Yoga, cuánto más lenta la respiración, más años de vida tendremos. Pero tampoco se trata de vivir tantos años como las tortugas marinas; lo importante es vivir sanos. 

El diafragma

El músculo más importante para la respiración es el diafragma; es un músculo transversal que separa la caja torácica de la abdominal, o sea, divide el tronco en dos. ¡No solemos darnos cuenta de los movimientos del diafragma salvo cuando nos da el hipo! Cuando el diafragma sube, empuja el aire de los pulmones hacia fuera; cuando baja, crea espacio, un vacío, y entonces el aire entra en los pulmones para llenarlo.

Puedes ver el movimiento del diafragma en estos clips de Facebook y YouTube:

https://www.facebook.com/watch/?v=10156220621715690

Verás que el movimiento del diafragma ejerce presión sobre los órganos abdominales y sobre el corazón y los pulmones. Estimula todos estos órganos dándoles más vitalidad.

Ejercicio 2

Siéntate cómodamente, con la espalda erguida, creando así espacio en todo el cuerpo. Quédate unos minutos en cada fase del ejercicio.

* i. Observa tu respiración, tu cuerpo. ¿Hay alguna parte de tu cuerpo que se mueve?

* ii.  Intenta visualizar el diafragma. Imagínatelo. Imagina cómo sube al exhalar y baja al inhalar. ¡Intenta no mover los hombros! Observarás que el abdomen se mueve hacia dentro y fuera.

* iii. Coloca las manos en las costillas, justo debajo de las axilas; al inhalar empuja tus manos con las costillas: siente cómo se abren hacia los lados a la vez que el diafragma baja. 

* iv. Después de cinco respiraciones vuelve a tu respiración normal. Repite el ejercicio 3 veces. Conforme te vayas acostumbrando a respirar más profundamente, puedes repetir más veces. 

Basia Akalpita